VÍDEO DE LA SEMANA: ‘LO MISMO’, DINERO

VÍDEO DE LA SEMANA: ‘LO MISMO’, DINERO

Han pasado ya tres años desde que Sean, Ekain y Rubi publicaban su debut discográfico. Con Dinero, un disco homónimo que los llevó por más de 150 escenarios de todo el país y a telonear a grupos  como Franz Ferdinand, consiguieron posicionarse entre los grandes descubrimientos (y alegrías) del rock patrio. Ahora regresan con Año perro. De él conocíamos ‘Orión‘ , tema que la banda ofrecía en descarga gratuita a través de su página web, y ahora los valencianos dan un giro de 180 grados y presentan ‘Lo mismo’, un regreso al sonido al que nos tenían acostumbrados en su primer disco. El single viene acompañado de videoclip oficial realizado por Titán Pozo, que también trabajó con ellos en ‘Mentiras’ (single del primer disco).  Una vez más, Pozo ha vuelto a poner en apuros a los músicos para grabar el vídeo, pero el resultado ha merecido la pena.

YouTube Preview Image

Os dejamos con la explicación que el propio Titán Pozo ha hecho del videoclip:

“Los managers de la banda me encargaron este videoclip con dos premisas, la primera era que tenía que costar muy poca pasta, y la segunda que no tenían ni puta idea de cual era la canción del videoclip, con lo cual tenía que pensar una idea para un videoclip que no tenía canción. Era claramente un ‘Dirty Deeds Done Dirt Cheap‘, pero bueno, eso de empezar la casa por el tejado me gustaba.

La idea floreció en mi cabeza un día montando en bici por la casa de campo, me quede mirando un looping de una montaña rusa del Parque de Atracciones, empecé a pensar que una montaña rusa es como una representación gráfica de la música de una canción, siempre y cuando el tema tenga una buena dosis de Rock. Llamé a uno de los managers y le conté la idea, le dije que lo único que necesitábamos para que funcionara era que el tema fuera cañero con subidas y bajadas.

Me fui con los dos managers del grupo a recorrer Parques de Atracciones, estudiábamos las montañas rusas, y como en el videoclip anterior, a uno de los dos le tocó hacer de conejillo de indias y subirse en las atracciones grabándose con una cámara un plano de su cara disfrutando (o sufriendo) la atracción. Nuestro conejillo de indias tenía un resacón importante de la noche anterior, lo pasó fatal, el material que grabamos ese día no tiene precio. Estudié las grabaciones añadiéndole la música, intentaba determinar cual era la montaña rusa perfecta para la canción.

No había duda, la habíamos encontrado: Superman era nuestra plató.

El día de rodaje, de camino al Parque de Atracciones, los Dinero venían de vacile, decían que no era nada, que se lo hacían sin problemas…. Pero cuando se subieron la primera vez a la montaña rusa para reconocer el terreno y saber realmente a lo que se enfrentaban, cambió su actitud por completo. Venían haciendo eses, pálidos, con el estómago en la garganta, se les bajaron los humos, sólo hicieron falta un par de loopings. Ahora venía la verdadera prueba de fuego, colar la cámara y un ipod de “extranjis”. Tenían que conseguir soltar la música en el momento justo de la montaña rusa para que fuera con el tema, era todo muy complicado, los asientos son muy apretados y había muy poca movilidad, era difícil sacar la cámara del bolsillo, dar a play para escuchar la música en el momento oportuno , que el ipod no se parara de un golpe. Había tanto ruido que Sean, el cantante, tenía que gritar hasta la extenuación para que Rubi y Ekain le oyeran e hiciesen los coros, todo esto a una velocidad de 100 km/h.

A la octava vuelta seguida, los encargados de la atracción alucinaban, pensaban ‘¿Qué hacen estos locos que no paran de subirse y se sientan siempre en los mismos asientos y en el mismo orden?’. Se zampaban helados para darse chutes de azúcar, ninguno quería comerse una hamburguesa porque sabían que se la devolverían a la atracción como tributo. Ese día subieron hasta un total de 19 veces en la atracción. Tardaban 30 minutos por toma por que tenían que esperar la cola. No teníamos la toma perfecta y estábamos obligados a volver al día siguiente para cumplir nuestro propósito de capturar la magia. It´s a long way to the top if you wanna rock n´roll.

Al segundo día, el manager dio doble ración de Biodramina a cada componente de la banda. Antes de subir les mostré la mejor toma del día anterior y les comenté todas las cosas que tenían que pulir. Les decía que no se agarran con las manos a la silla, que mantuvieran los brazos en alto, que lucharan contra la presión del viento y menearan la cabeza, como si estuvieran flipando entre el publico, en un concierto de Rage Against the Machine, se rompían el cuello y se llenaban de moratones los hombros y la espalda en los loopings al no poder agarrarse a nada. Ese día se subieron 25 veces y tampoco lo conseguimos, siempre fallaba algo. Los encargados de la atracción no daban crédito, el grupo les había contado que habían hecho una apuesta a ver quien era el que más aguantaba, se lo tragaron. Estaban destrozados, pero me comentaban que luego por la noche dormían como bebés.

Al tercer día, les volví a enseñar la mejor toma del día anterior y les marque más cambios, me miraban como si estuviera loco, pero en el fondo sabían que tenía razón (“Dar cera, pulir cera” decía el Sr. Miyagi). Los encargados de la atracción ya les trataban como reyes y les reservaban sus asientos. Después de otras 25 vueltas más, por fin lo conseguimos. Hicieron falta 69 vueltas en tres días consecutivos para inmortalizar el momento.

Pongan sus asientos en posición vertical, abróchense el cinturón de seguridad, presionen el play y disfruten del viaje. “

Titan Pozo/MMC

 

2 Responses

  1. sheila

    Super crónica!! me encanta!

    Pd: Amo el discooo!!!

  2. Javier

    El batera está de puntillas en la foto???

Leave a Reply